Collection: Glass Blog

El Futuro de las Compras y Adquisiciones Públicas en América Latina: Perspectivas, Tendencias y Casos

El Futuro de las Compras y Adquisiciones Públicas en América Latina: Perspectivas, Tendencias y Casos

Recientemente, hemos elaborado un informe ejecutivo para instituciones públicas de Latino América que se encuentran en un proceso de transformación regulatorio buscando optimizar el procedimiento de compra pública y sus operaciones gubernamentales. A continuación, compartimos una versión resumida del mismo en tanto deseamos ofrecer directivas prácticas y aplicables que puedan ser adoptadas por diversas entidades gubernamentales, y contribuir con la implementación y escalabilidad de mejores prácticas que deriven en el fortalecimiento de las compras y contrataciones públicas de los países de América Latina.


Introducción.

A lo largo de la historia, las compras y adquisiciones públicas han constituido una piedra angular en la administración gubernamental, asegurando el suministro de bienes y servicios esenciales para el funcionamiento del Estado. Gracias a los avances tecnológicos de la última década, estos procesos presentan la oportunidad de experimentar una evolución significativa, adoptando innovaciones que no sólo mejoren la eficiencia operativa y del gasto público, sino que también fortalezcan la transparencia y la rendición de cuentas.

El uso de tecnologías emergentes, como las plataformas completamente electrónicas y los sistemas de gestión integrados, está transformando la manera en que las entidades gubernamentales adquieren productos y servicios en la cotidianidad. La digitalización de ciertos procedimientos de compras públicas ha mejorado la accesibilidad, reducido los plazos y permitido una mayor participación por parte de potenciales proveedores, fomentando así la competencia y mayor equidad en la asignación de contratos públicos.

En este contexto de evolución constante, profundizaremos en cinco (5) áreas de oportunidad y algunas recomendaciones puntuales para perfeccionar y optimizar los procesos de compra pública en la región.


Área de Oportunidad 1: Digitalización y Tecnologías Avanzadas.

La tecnología y la digitalización han orquestado una transformación trascendental en el ámbito de las compras públicas, redefiniendo por completo la manera en que las entidades gubernamentales adquieren bienes y servicios. La implementación de plataformas electrónicas, sistemas de gestión integrados, soluciones basadas en la nube, el uso de la Inteligencia Artificial (IA) y el blockchain (cadena de bloques), han optimizado significativamente los procesos de contratación pública, propiciando una mayor eficiencia y transparencia en todos los procesos pertinentes. 

La transición del papel a lo digital ha sido, sin dudas, lo que ha marcado un antes y un después en la modernización del gobierno y sus procesos, especialmente en las transacciones gubernamentales. Para el caso, corresponde señalar el uso de plataformas electrónicas para el proceso de contratación pública

La mayoría de los países de América Latina y el Caribe cuentan con portales digitales oficiales (informativos y semi-transaccionales) de compra pública similares: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay. Estos sistemas de contratación pública permiten transitar algunos procedimientos de compra, aspirando a promover la competencia justa, la concurrencia de oferentes, la transparencia en las transacciones y la agilidad durante el desarrollo de los procesos.

Sin embargo, siempre existen casos excepcionales y oportunidades de mejora. El proceso de compra pública en los Estados Unidos presenta algunas diferencias y ventajas respecto a los procesos de compra latinoamericanos. Si bien los compradores gubernamentales utilizan diferentes procedimientos según el monto en dólares de las compras y los tipos de bienes y servicios que compran como ocurre en América Latina, existen y se promueve el uso de métodos simplificados que no tienen mayores requisitos más que no superar cierto monto por transacción y poseer una tarjeta de crédito del gobierno. Estos métodos permiten realizar compras menores (micro-compras) agilizadas y completamente digitalizadas, que no superen, generalmente, los $25.000 dólares. Esta observación merece especial atención por cuanto, si bien existen plataformas semi-digitales de compra pública en América Latina y el Caribe, el uso de estas plataformas no está optimizado para permitir compras simplificadas, micro-compras, compras con caja chica, compras a grupos de interés socioeconómico, ni compras de emergencia.

Es aquí donde se presenta una oportunidad para los países que presenten una situación similar a la de Estados Unidos. Es en este escenario donde las plataformas de comercio electrónico (e-commerce) -que no son las plataformas digitales oficiales de compra pública de cada país o territorio- pueden convertirse en una herramienta de gestión pública ágil, segura y eficiente.

Esto nos hizo comprender que la digitalización -entendiéndose, para el caso, el uso de plataformas digitales oficiales de compra pública- no debe limitarse a las compras que son hechas a través de dichas plataformas, bajo los procesos de compra formales, sino que debe extenderse a las realizadas por fuera de aquellas, mediante las llamadas plataformas de comercio electrónico (e-commerce).

La tendencia que presentan estas plataformas de comercio electrónico (e-commerce), diseñadas y creadas exclusivamente para uso gubernamental, incluyen múltiples beneficios como la promoción de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), así como la activación de las economías locales, o la simplificación de los procesos de compra, ahorrando tiempo y recursos.

Por otro lado, es imposible no mencionar las oportunidades que ofrece la incorporación de Inteligencia Artificial (IA) en los procesos de compra pública. La IA se refiere al desarrollo de sistemas informáticos capaces de realizar tareas que normalmente requieren inteligencia humana, como el aprendizaje, la resolución de problemas y la toma de decisiones. En el contexto del gobierno, la IA tiene el potencial de mejorar la eficiencia, precisión y eficacia en diversas funciones públicas, lo que la convierte en una herramienta valiosa para mejorar los servicios públicos y los procesos de contratación.

A continuación se mencionan dos (2) puntos donde el uso de IA resulta sumamente transformador en materia de compra pública: 

1) Análisis de datos: La IA permite procesar y analizar rápidamente grandes cantidades de datos y mejorar la eficiencia en la toma de decisiones, en tanto los oficiales responsables de las compras públicas pueden evaluar rápidamente las opciones disponibles, identificar proveedores verificados y tomar decisiones estratégicas basadas en datos en tiempo real o actualizados muy frecuentemente, alineando sus acciones con sus metas gubernamentales y socioeconómicas. 

Asimismo, la IA demuestra una aptitud innata para identificar patrones y tendencias de compra, así como una evaluación más imparcial del desempeño de los proveedores mediante el monitoreo de métricas de rendimiento, como la entrega a tiempo y la calidad del producto, generando así puntajes de desempeño que promueven la responsabilidad y fomentan una competencia sana.

2) Detección de fraude: La IA puede ayudar a detectar irregularidades en las transacciones de compra pública, buscando prevenir el fraude y la corrupción, lo que desempeña un papel fundamental para salvaguardar la integridad de los procesos de contratación pública.

Un ejemplo de uso de IA para la prevención del fraude y la corrupción en materia de compras públicas es el Caso de Ucrania. Entre 2013 y 2018, Ucrania creó y lanzó las plataformas ProZorro, el portal de datos abiertos en el que las entidades públicas del gobierno de Ucrania y sus proveedores y contratistas hacen las transacciones propias del sistema de compra y contratación pública, y DoZorro, la  que introduce la IA a través de una herramienta de inteligencia de negocios para detectar anomalías en los procesos de contratación. 


Área de Oportunidad 2: Transparencia, Responsabilidad y Blockchain.

La creciente demanda de transparencia en las compras públicas ha marcado una evolución significativa en la forma en que las entidades gubernamentales gestionan sus procesos de adquisición. Los ciudadanos, cada vez más informados y conscientes de la importancia de una gestión eficiente de los recursos públicos, exigen niveles más altos de apertura y rendición de cuentas en las decisiones de compra del gobierno. En este contexto, la tecnología blockchain emerge como un catalizador poderoso para abordar estos desafíos. 

La blockchain, o cadena de bloques, al proporcionar un registro inmutable y transparente de todas las transacciones, brinda una solución tecnológica para garantizar la integridad de los procesos de compras públicas. Este tipo de tecnología no sólo responde a la creciente demanda de transparencia, sino que también simplifica la gestión digital de documentos, agiliza la verificación de proveedores y garantiza que la información relevante esté disponible de manera centralizada y distribuida a la vez, y de forma oportuna. 

La Ciudad de Aragón, España, ha sido la primera a nivel mundial en utilizar tecnología blockchain para registrar y evaluar ofertas de licitaciones. La Comisión Europea y el Foro Económico Mundial lo han valorado como “una práctica ejemplar contra la corrupción en las adjudicaciones", según Maru Díaz, Consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Gobierno de Aragón. En 2020, el gobierno de la Ciudad de Aragón, a través de la implementación de contratos inteligentes en su plataforma blockchain establecida en 2017 para llevar a cabo las contrataciones públicas, adjudicó un contrato de 35,000 mascarillas reutilizables a una empresa, haciendo uso de la tecnología blockchain por primera vez.

Jim Williams, ex-Administrador Interino de la Administración de Servicios Generales (ASG) de los Estados Unidos durante la presidencia de George W. Bush, comparte su valiosa opinión en materia de transparencia en las compras públicas: 

La transparencia en la contratación pública puede ser un medio eficaz para generar confianza o combatir la desconfianza que rodea a la contratación pública en todos los niveles de gobierno. A veces, esa desconfianza es aún mayor en los gobiernos locales o municipales; sin embargo, existe la tendencia de alcanzar cada vez una mayor transparencia en todos los niveles de gobierno."

"En el gobierno federal de los Estados Unidos, el conjunto de regulaciones de compras públicas, el Reglamento Federal de Adquisiciones (FAR), establece: ‘La visión del Sistema Federal de Adquisiciones es entregar oportunamente el mejor valor-producto o servicio al cliente, manteniendo al mismo tiempo la confianza del público y cumpliendo los objetivos de gobierno.’ ¿Cuáles son entonces los desafíos para garantizar que este principio rector se cumpla lo mejor posible? Creo que la transparencia y el acceso a la información pública, los procesos y las decisiones por parte de todos los interesados en el proceso de compra pública, incluido el público general, son clave.”


Área de Oportunidad 3: Inclusión Económica y Diversidad.

Las compras públicas desempeñan un papel fundamental en la promoción de la inclusión económica y la diversidad, al ofrecer una plataforma estratégica para fomentar la participación equitativa de proveedores diversos y negocios propiedad de mujeres y grupos considerados minoritarios. Al adoptar prácticas que priorizan la inclusión, las entidades gubernamentales pueden contribuir significativamente a la construcción de una economía más sustentable y justa, y a la eliminación de barreras para grupos subrepresentados.

Una forma efectiva de promover la inclusión económica y la diversidad en las compras públicas es mediante la implementación de políticas que otorguen preferencia a proveedores pertenecientes a comunidades locales, marginadas o liderados por minorías

En Estados Unidos, la Ciudad de Nueva York es considerada un claro ejemplo de cómo un gobierno puede implementar políticas específicas de inclusión de negocios propiedad de mujeres y grupos minoritarios en términos de contratación pública

En esa misma línea, establecer metas y objetivos específicos para la contratación de proveedores diversos puede ser una estrategia clave. Al trazar un camino hacia la diversificación de la base de proveedores, las entidades gubernamentales no sólo impulsan la participación activa de empresas dirigidas por mujeres, minorías étnicas y otros grupos subrepresentados, sino que también establecen un estándar para la industria privada. En 2022, las agencias gubernamentales de la Ciudad de Nueva York que adjudicaron la mayor cantidad de contratos a los negocios propiedad de mujeres y de grupos minoritarios fueron el Departamento de Servicios para Pequeñas Empresas (90,1%), el Departamento de Asuntos Culturales (85,2%) y el Departamento de Edificios (79,6%). Por el contrario, los que tuvieron la menor adjudicación de contratos a este tipo de negocios fueron el Departamento de Finanzas (7,4%), el Departamento de Protección Ambiental (7,9%) y el Departamento de Transporte (10,6%).

Otro ejemplo es la Ciudad de Seattle en Estados Unidos. La Ciudad ha impulsado varios programas que fomentan e impulsan la equidad social desde múltiples ángulos de gobierno, incluyendo el proceso de compra de bienes y servicios

Por lo expuesto, es evidente que las compras públicas pueden ser un motor poderoso para la inclusión económica y la diversidad, al convertirse en un vehículo estratégico para empoderar a los negocios pequeños, locales y diversos. Al priorizar la equidad en la contratación y abrazar la diversidad en la cadena de suministro, las entidades gubernamentales no sólo cumplen con su responsabilidad social, sino que también estimulan el crecimiento económico y promueven un entorno empresarial más equitativo y representativo.


Área de Oportunidad 4: Sostenibilidad o Sustentabilidad.

La creciente importancia de la sostenibilidad en las compras públicas marca un avance significativo en la manera en que las instituciones gubernamentales abordan sus procesos de compra. En un mundo cada vez más consciente de los desafíos ambientales y sociales, los gobiernos están reconociendo la necesidad de liderar con el ejemplo, adoptando prácticas más responsables y sostenibles en todas las áreas de su gestión, incluyendo las compras públicas.

La incorporación de criterios ambientales en los procesos de adquisición es un paso fundamental para avanzar hacia una economía más sostenible y de menor impacto medioambiental. Este enfoque implica evaluar no sólo el precio y la calidad de los productos o servicios, sino también su impacto ambiental a lo largo de su ciclo de vida. Desde la producción hasta el final de su vida útil, se busca minimizar los efectos negativos en el medio ambiente, fomentando la preferencia por productos y servicios que sean respetuosos con la naturaleza.

En Estados Unidos, la Ciudad de San Francisco, la Ciudad de Santa Mónica y la Ciudad de Seattle, han adoptado políticas de sustentabilidad específicas y puntuales para las compras públicas.

Helena Fonseca, Directora del Programa de Contrataciones Públicas de la Organización de los Estados Americanos (OEA), señaló algunas herramientas e instrumentos creados para orientar a los países en sus avances para una efectiva gestión de las compras públicas sostenibles: “1) Estudios de Factibilidad hacia el escalamiento del triple impacto de la compra pública, elaborados en Argentina, Paraguay, Panamá y Uruguay; 2) Directiva Modelo para la promoción de la compra pública sostenible; 3) Plataforma HAPS - Herramienta de Autoevaluación de Proveedores Sostenibles, y 4) Herramienta de Autoevaluación en Sostenibilidad para Entidades Contratantes (ASEC).”

Este cambio hacia la sostenibilidad en las compras públicas no solo impacta positivamente el medio ambiente, sino que también establece un estándar para la responsabilidad social que puede inspirar a otros sectores a seguir el mismo camino hacia un mundo más sostenible y justo.


Área de Oportunidad 5: Participación Ciudadana.

Las mejoras de las plataformas en los procesos de compra reflejan una tendencia clara hacia la apertura, transparencia, participación e interactividad. En un mundo cada vez más conectado y digital, las entidades gubernamentales reconocen la importancia de adoptar plataformas que no solo faciliten la gestión eficiente de las adquisiciones, sino que también promuevan valores fundamentales como la transparencia y la participación activa.

La apertura de las plataformas de compras se traduce en la eliminación de barreras y restricciones innecesarias. Los organismos buscan crear entornos accesibles, donde los proveedores y los usuarios puedan interactuar de manera directa, comprender los procesos de compra y participar en ellos de manera más efectiva. En igual sentido, los gobiernos buscan proporcionar información detallada sobre los procesos de licitación, los criterios de selección y los resultados, permitiendo a los potenciales participantes comprender completamente el proceso y evaluar su equidad. 

Por su parte, la participación activa se fomenta mediante la incorporación de herramientas interactivas en las plataformas de compras. Las sesiones de preguntas y respuestas en línea, los foros de discusión y las funcionalidades de retroalimentación permiten a los proveedores y usuarios involucrarse directamente en el proceso, expresar inquietudes y obtener clarificaciones en tiempo real. 

A la luz de lo mencionado, podemos señalar el caso de la Ciudad de México. La plataforma digital de compras públicas de la Ciudad es Tianguis Digital. Con el objetivo de fomentar la participación ciudadana y la colaboración entre los organismos públicos, los proveedores y la ciudadanía, la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP) de la Ciudad, en co-desarrollo con GLASS, creó el módulo de Pre Bases de Licitación, que forma parte de su plataforma oficial de licitaciones públicas.

El módulo de Pre Bases es una herramienta pionera en la región, que permite generar debate y discusión respecto a las Pre-Bases de un proceso licitatorio, también llamados Pliegos de Bases y Condiciones, de forma previa a su publicación formal. De este modo, a través de un portal abierto e interactivo, las unidades de compras de los organismos públicos ponen a disposición de la sociedad civil y los potenciales proveedores las Pre-Bases de licitación, para promover la socialización de modificaciones, sugerencias, comentarios o mejoras técnicas respecto a las Pre-Bases redactadas por el organismo competente.

Fabián López Xochipa, ex-Director de Gobierno Abierto y Fortalecimiento Institucional en la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP) de la Ciudad de México, quién lideró la implementación del módulo de Pre-Bases durante su gestión, sostuvo: “Con los seis módulos que tenemos actualmente en funcionamiento, estamos por encima de cualquier plataforma de compras públicas de México. Los objetivos de Tianguis Digital son reducir los costos operativos de las compras, facilitar el acceso a proveedores, y que eso se refleje en mayor competencia y menores precios. Generar una nueva cultura de la forma en que se conducen las compras públicas, transformar la dinámica de cómo se concibe una compra, acercarnos con la ciudadanía y los proveedores de una forma ordenada y dejar fuera la opacidad, ese es nuestro objetivo.”

En conclusión, el futuro de las compras y adquisiciones públicas en América Latina presenta grandes oportunidades a corto y mediano plazo, que abarcan la adopción de plataformas digitales y tecnologías avanzadas; de sistemas que habiliten la integridad y trazabilidad de la data derivando en mayor transparencia y responsabilidad fiscal; la implementación de prácticas y políticas públicas que coadyuven a la inclusión económica y diversidad; la creación de directrices preferenciales para compras sostenibles y de menor impacto medioambiental; y la experimentación y pilotaje con herramientas innovadoras que permitan la efectiva participación ciudadana en todas las fases de los procesos de compras públicas.

La tendencia hacia plataformas de compras más abiertas, transparentes, participativas, interactivas y digitales, es un reflejo del cambio hacia una cultura más democrática, colaborativa e inclusiva, que canalice la inversión pública hacia las iniciativas y prioridades que promuevan el acceso universal por parte de todos a las oportunidades generadas para beneficio de todos.

Tags:

Previous 6 Years of GLASS: Pioneering the Future of Government E-Commerce
Next Tianguis Digital's Pre Bases Module Earns a Spot in the OECD Case Study Library